lunes, 20 de noviembre de 2017

LA REVUELTA ESPARTAQUISTA CONTRA LA REPÚBLICA DE WEIMAR


Casi a la vez que se proclamaba la república parlamentaria y reformista por los gobernantes socialdemócratas, el espartaquista Liebknecht proclama a su vez una república socialista y revolucionaria.

¿Quiénes eran los Espartaquistas? La Liga Espartaquista fue fundada por R. Luxemburg y K. Liebknecht con la colaboración de Clara Zetkin y otros revolucionarios en 1916. Eran marxistas contrarios a la Guerra y partidarios de una revolución socialista en Alemania. Se desmarcaron del Partido Socialdemócrata al que habían pertenecido por considerar que había tomado un camino demasiado reformista abandonando los originales postulados revolucionarios.  Prendados de las actuaciones de los bolcheviques en Rusia, la Liga Espartaquista pronto se iba a convertir en el Partido Comunista.

Los Espartaquistas eran conscientes que para llevar adelante su modelo de Estado debían enfrentarse a los políticos de derecha, a los burgueses en general y a sus antiguos compañeros del Partido Socialdemócrata que eran los que controlaban el gobierno. Un enfrentamiento armado.

Soldados amotinadosen Berlín (Navidad, 1918)
Fuente: Wikipedia

Las primeras medidas del gobierno presidido por Ebert no les parecieron suficientes a los revolucionarios. En diciembre, comenzaron a llegar a Berlín los soldados desde el frente, estaban derrotados, muy descontentos y sin porvenir en el horizonte. El día 20 de diciembre de 1918, un grupo de marineros sitió la Cancillería, el Gobierno de Ebert solicitó la ayuda del ejército para acabar con esta situación. En el enfrentamiento hubo varios muertos, los Espartaquistas hablaron de la "Navidad sangrienta de Ebert".

El  Ministro de Defensa G. Noske (militante del ala derecha del SPD) había organizado  los Freikorps, cuerpos francos, que tanto protagonismo iban a tener en el levantamiento Espartaquista del mes siguiente.



El 30 de diciembre de 1918, los Espartaquistas se convirtieron oficialmente en el Partido Comunista (KPD), que tenía una influencia mayor que la que correspondía por su número de militantes. Ya desde el congreso fundacional se pusieron de manifiesto divergencias ideológicas y políticas en su seno: el grupo dirigente (R. Luxemburg) planteaba la lucha por el poder ganando primero a las masas trabajadores mientras que los más jóvenes, más revolucionarios y de menor formación marxista, pensaban que el poder debía conquistarse al estilo ruso sin advertir que las circunstancias eran muy diferentes en Alemania que en Rusia. El primer gran debate entre estas corrientes llegó a propósito de la participación en las elecciones para el Parlamento imponiéndose el boicot defendido por los más jóvenes. Este boicot resultó incomprensible para una buena parte del pueblo, algunos fieles se alejaron de los Espartaquistas.



El Partido Comunista convocó una manifestación de protesta el  día 5 de enero de 1919 a la que acudieron "cientos de miles de manifestantes" para protestar por la destitución del prefecto de policía afín a los revolucionarios (E. Eichhorn) y para oponerse a la república burguesa que se estaba constituyendo. Los manifestantes tomaron el centro de Berlín y el periódico del SPD. Ante este éxito, se decidió proseguir con las acciones hasta derrocar al Gobierno mediante una revolución proletaria. R. Lxemburg y K. Liebknecht pensaban que no se daban las condiciones para una revolución de este tipo al no contar con suficientes apoyos. 

A pesar de estas opiniones, se constituyó un Comité Revolucionario que convocó una huelga general y una manifestación. Cientos de trabajadores armados tomaron las calles de Berlín ondeando banderas rojas. En estos momentos, hay una clara incidencia del modelo ruso sobre las masas alemanas.  Lenin había dicho que, sin duda, en Alemania iba triunfar la revolución. Incluso Rosa Luxemburg escribió: “sin la revolución alemana, la revolución rusa no gozará de buena salud y desaparecerá la esperanza del socialismo”


El Gobierno Socialdemócrata, el día 6 de enero, dio plenos poderes a G. Noske para acabar con la revolución, éste echó mano de los Freikorps. Comenzó lo que se ha llamado "semana sangrienta" en la que la represión, muy dura, acabó con el intento revolucionario. El día 14, los Cuerpos Francos (con ametralladoras y vehículos blindados) entraron en los barrios obreros de Berlín cometiendo verdaderas atrocidades. El día 15, grupos reaccionarios de militares asesinaron a R. Luxemburg y K. Liebknecht. El día 21, acabaron con la República Socialista de Baviera y asesinaron a su presidente K. Eisener. En los días siguientes,  los Freikorps hicieron una carnicería en Munich. El resultado de la sangrienta represión fue 1200 muertos y 10.000 heridos.

A partir de estos hechos, el KPD se va a radicalizar y mostrar una actitud beligerante con la República de Weimar. En 1921, los comunistas volvieron a protagonizar un levantamiento fácilmente reprimido

sábado, 18 de noviembre de 2017

LA REPÚBLICA DE WEIMAR: ÉPOCA DE CRISIS, 1919-1923

Los primeros año de la República de Weimar fueron muy difíciles, es la etapa "de crisis" (1919-1923). El gobierno republicano tuvo que caer frente a una serie de graves problemas, algunos de los cuales amenazaba la existencia de la propia República:

1) Los derivados de la firma del Tratado de Versalles.

Destacando las fuertes pérdidas territoriales (ver en otra entrada de este Blog http://blogdelaclasedehistoria.blogspot.com.es/2016/11/clausulas-territoriales-de-los-tratados.html) y la cuestión de las Reparaciones (se puede ver con detalles en http://blogdelaclasedehistoria.blogspot.com.es/2016/11/hacer-pagar-alemania-la-cuestion-de-las.html)



2) Intentos desestabilizadores desde la izquierda: la Revuelta Espartaquista.

Los Espartaquistas (comunistas) querían llegar a una república socialista, un régimen parecido al que los bolcheviques estaban implantando en Rusia, para ello decidieron recurrir al enfrentamiento armado. De esta revuelta espartaquista me ocuparé en otra entrada de este Blog:
https://blogdelaclasedehistoria.blogspot.com.es/2017/11/la-revuelta-espartaquista-c-ontra-la.html




3) Intentos desestabilizadores desde la derecha: El golpe de Kapp

En marzo de 1920, hubo un intento de un golpe militar liderado por W. Kapp, un alto funcionario prusiano, con la colaboración del general W. von Lüttwitz. Su objetivo era derribar la República e instaurar una dictadura militar. Canalizó el descontento de sectores del ejército por la reducción de tropas exigida en el Tratado de Versalles, la exigencia de extradición de ciertos militares considerados "criminales de guerra" o la disolución de cuerpos que eran más claramente antirrepublicanos.  El día 3 los golpistas entraron en Berlín con una brigada de marina y ocuparon varios ministerios. El Ejercito (Von Seeckt) se negó a reprimir el golpe. Kapp fue proclamado canciller, el gobierno tuvo que huir y refugiarse en Dresde. Solo la resistencia obrera y popular (convocatoria de una huelga general que paralizó Berlín) y la escasa colaboración de los funcionarios hicieron que fracasara el golpe a los cuatro días. A pesar de su fracaso los golpistas no salieron mal parados,consiguieron una amnistía general y el general Von Seeckt fue promovido al mando al mando supremo del ejército. Para algunos, esta condescendencia con la extrema derecha fue, a la larga, una de las causas del fracaso de la República.




4) La caída del valor del marco y la enorme escalada de la inflación.

La caída del valor del marco y la consiguiente escalada inflacionista fue un proceso de magnitudes desconocidas hasta entonces. Como se ve en la tabla adjunta, el deterioro de la relación del marco con el dólar alcanzó proporciones gigantescas y el precio de los alimentos (en este caso una barra de pan) alcanzó cifras astronómicas. Los precios subían varias veces al día. Los obreros debían hacer las grandes compras del mes nada más cobrar, sabían que su dinero valía menos cada día, cada hora. Asalariados, pensionistas y rentistas vieron empeorar enormemente sus condiciones de vida llegando a la miseria. 

Como se ve en la imagen, los billetes tuvieron que resellarse para adaptarlos a su depreciación. Llegó un momento en que los billetes valían más como papel que como moneda. En las siguientes imágenes se ve a niños jugando con tacos de billetes o a una señora empleando los billetes para encender su cocina.



Esta hiperinflación no fue mala para los grandes empresarios ya que les permitió reducir sus deudas prácticamente a cero.

La causa última de esta caída del marco hay que buscarla en la cuestión de las reparaciones que Alemania debía pagar a los vencedores. El Estado tenía un fuerte déficit y tenía muy difícil reducirlo.

5) Tendencias separatistas

Los gobiernos del Estado, apoyados por el ejército, recortaron los poderes de los lander hasta convertirlos en "simples provincias". Van a motivar la aparición de intentos separatistas. El más importante se dio en Baviera, territorio de larga historia independiente y uno de los últimos en integrarse en el Imperio en 1870. La crisis bávara estalló en agosto de 1920 y se prolongó hasta 1921, volvió a aparecer en 1922. Baviera acabó convirtiéndose en santuario de la extrema derecha. Hubo otros intentos notables como los de Sajonia o Turingia  en 1923.

6) La inseguridad ciudadana
Funeral de Estado para Rathenau

Los años 1920-21 se caracterizan por un clima de gran inseguridad, hay continuos atentados. Organizaciones de extrema derecha  cometieron varios asesinatos sonados: Careis (diputado socialista), Erzberger (autor de la resolución de paz de 1917), W. Rathenau (ministro de asuntos exteriores que hizo posible Rapalló de 1922). Rathenau fue asesinado por un grupo de fanáticos nacionalistas.

7) Inestabilidad social

La mala situación económica y el aumento del paro generaron movilización social y un buen numero de huelgas

8) Ocupación del Ruhr por los franco-belgas y el intento de Hitler para tomar el poder (Putsch de la Cervecería en Munich)

Ante la demora en el paga de las reparaciones, franceses y belgas pasaron a la acción y en 1923 ocuparon el Ruhr, el corazón económico de Alemania. Este hecho, además de crear un  clima de gran tensión, tuvo muchas consecuencias económicas y políticas y fue clave para que Hitler hiciese un intento de tomar el poder (Putsch de la Cervecería). A estos hechos dedicaré una próxima entrada.

jueves, 16 de noviembre de 2017

ALEMANIA 1919: ELECCIONES, GOBIERNO DE COALICIÓN Y CONSTITUCIÓN DE WEIMAR

En enero de 1919, se eligió el primer parlamento de la nueva república alemana, los resultados fueron los siguientes:

Fuenet: Wikipedia
SPD: Partido Socialdemócrata
ZENTRUM (Partido Católico)
DDP: Partido Democrático Alemán
DNVP: Partido Nacional del Pueblo Alemán
USPD: Comunistas, luego KPD
DVP: Partido del Pueblo Alemán

Tras las elecciones, para poder gobernar, se formó la Coalición de Weimar formada por el Partido Socialdemócrata (163 Diputados), el Zentrum Católico (91) y el P. Democrático Alemán (75). Eligieron presidente al socialdemócrata Ebert (277 votos a favor, 51 en contra y 51 abstenciones) quien nombró Jefe de Gobierno a Scheideman.

Ebert va a comenzar a gobernar acosado por grandes opositores y poco afectos:
  • La gran derecha clásica. Vieja aristocracia, grandes propietarios, financieros... Uno de sus lemas favoritos es “la mentira de Weimar”. Van a entrar en el juego parlamentario a través del Partido Nacional  del Pueblo Alemán.
  • El ejército. Curiosamente, conservó su prestigio a pesar de la derrota en la Guerra. Fue un gran grupo de presión, los jefes del ejército nunca ocultaron su antirrepublicanismo. Sin embargo, se abstuvieron de intentar tomar el poder a pesar de las incitaciones a ello que les fueron llegando.
  • Varios intelectuales de prestigio.  En muchas universidades y círculos culturales se muestra un gran desdén por las instituciones republicanas que consideran extrañas al carácter alemán.
  • La burocracia. Fue menos fiel a la República que al Imperio y que, más tarde, al III Reich.
  • Las iglesias católica y protestante que no mostraron mucho fervor hacia el régimen
Podemos concluir que era una república sin republicanos.

Pronto se comenzó a trabajar en la elaboración de la Constitución con el objeto de buscar una garantía frente a la revolución y para no asustar ni a burgueses ni a militares. Se promulgó en agosto de 1919. 

Su contenido se compone de 181 artículos, de carácter ecléctico, es una mezcla de parlamentarismo clásico y de formas presidencialistas (a veces esta mezcla se manifiesta en fuertes contradicciones que impidieron el total desarrollo de la propia Constitución). Síntesis:
  • República como forma de Estado
  • Presidente de la República elegido por sufragio universal para 7 años, tiene unos poderes muy amplios:  disolver el Parlamento (solo una vez por el mismo motivo), nombrar al canciller, suspender los derechos legales en determinadas circunstacias,  disponer de las fuerzas armadas en caso de emergencia..... A su vez, podía ser relevado mediante referéndum.
  • Estado federal,  17 Estados.
  • Bicameralismo: Cámara Baja o Reichtag (aprobaba la legislación federal y controlaba al gobierno) y Cámara Alta o Reichsrat (representación de los estados o "land" en proporción a la población de cada uno).
  • Recoge derechos sociales e individuales como el derecho al Trabajo, derecho al descanso, seguridad social, derechos sindicales, supresión de los privilegios financieros y administrativos de la nobleza...etc.

Para los grupos conservadores, la Constitución fue el principal exponente de un régimen impuesto por los vencedores y contrario al carácter de la vida política alemana la nueva constitución respira un muy escaso espíritu alemán” (diario conservador Kölnische Zeitung)

Fue una Constitución muy democrática y que ejerció gran influencia en otros países europeos.


CONSTITUCIÓN DE WEIMAR (fragmento)

ARTICULO 1. El Imperio Alemán es una República. El Poder procede del pueblo.
ARTICULO 4. Las reglas de Derecho Internacional generalmente reconocidas como tales, serán conside-radas como formando parte integrante del Derecho del Imperio alemán.
ARTÍCULO 20. El Reichstag se compone de los Diputados del pueblo alemán.
ARTICULO 21. Los Diputados son los representantes del pueblo entero. No dependen sino de su conciencia y no están obligados por ningún mandato.
ARTICULO 22. Los Diputados serán elegidos por sufragio universal, igual, directo y secreto de hombres y mujeres de más de 20 años de edad y según los principios de la representación proporcional. Las elecciones se verificarán en domingo u otro día de fiesta. Los detalles serán regulados por la ley electoral del Imperio.
ARTÍCULO 23. El Reichstag será elegido por cuatro años. Las nuevas elecciones deben verificarse dentro de los sesenta días siguientes a la terminación de su vida legal. El Reichstag se reúne por primera vez, al transcurrir lo más tarde, treinta días de las elecciones.
ARTICULO 25. El Presidente del Imperio puede disolver el Reichstag, pero solamente una vez por el mismo motivo. Las nuevas elecciones se verificarán dentro de los sesenta días siguientes a la disolución.
ARTÍCULO 41. El Presidente del Imperio será elegido por el pueblo alemán entero. Es elegible todo alemán mayor de treinta y cinco años Una ley del Imperio regulará los detalles.
ARTÍCULO 42. El Presidente del Imperio, al entrar en funciones, prestará ante el Reichstag el siguiente juramento: "Juro que consagraré mis fuerzas a procurar el bien del pueblo alemán, aumentar su prosperidad, evitarle todo daño, guardar la Constitución y las leyes, cumplir a conciencia mis deberes y hacer justicia a todos". Será lícita la adición de cualquiera fórmula religiosa.
ARTÍCULO 43. El cargo de Presidente del Imperio dura siete años, siendo posible la reelección. Antes de que expire este plazo, el Presidente del Imperio, a propuesta del Reichstag, puede ser de-puesto mediante el voto popular. El acuerdo del Reichstag requiere mayoría de dos tercios, y una vez adoptado, cesará el Presidente en el ejercicio de su función. Si la propuesta de destitución es rechazada por el voto popular, se entenderá que ello equivale a una reelección del Presidente, y el Reichstag quedará disuelto como consecuencia. El Presidente del Imperio no puede ser sometido a procedimiento penal sin el consentimiento del Reichstag.
ARTÍCULO 60. Para la representación de los países alemanes en la legislación y la administración del Imperio se establece un Reichsrat.
ARTICULO 61. En el Reichsrat cada País tiene por lo menos un voto. En los Países mayores, corresponde un voto por cada 700.000 habitantes. Si hubiere un exceso de 350.000 como mínimo, se contaría por 700.000 Ningún País puede estar representado por más de dos quintas partes del número total de votos. El Austria alemana, al incorporarse al Imperio alemán, tendrá derecho a participar en el Reichsrat con el número de votos que corresponda a su población. Hasta entonces, los Representantes del Austria alemana sólo tendrán voz consultiva El número de votos será fijado de nuevo por el Reichsrat después de cada Censo general de población.

Se puede consultar su texto completo en:
http://constitucionweb.blogspot.com.es/2009/11/2-antecedente-del-constitucionalismo.html 


martes, 14 de noviembre de 2017

LA GENÉTICA EN 100 PREGUNTAS


BERRETTI, M.: “La Genética en 100 preguntas”. Editorial Nowtilus. Madrid, 1917

Una de las de investigaciones punteras de nuestro tiempo es la relacionada con la genética, una rama de la biología que se ocupa de todo lo relacionado con la transmisión de la herencia biológica de generación en generación en unas condiciones ambientales concretas. Las noticias que nos llegan de nuevos descubrimientos y de los proyectos que se están investigando en este campo, a los profanos, nos dejan sorprendidos y un tanto perplejos.

Pues bien, esta obra de carácter divulgativo, actualizada, trata de explicar, de forma rigurosa y entendible para lo no expertos,  algunas de las cuestiones claves de la genética (el ADN y su estructura, ingeniería genética, clones y mutaciones, herencia de patologías y enfermedades, organismos transgénicos…) en cien preguntas, algunas muy curiosas,  agrupadas en seis bloques: bases de la genética, transmisión de la herencia, variabilidad genética, ingeniería genética, alteraciones genéticas y evolución.


Índice y "comenzar a leer" en la Web de la Editorial:



En esta misma colección, la Editorial Nowtilus acaba de publicar "La literatura hispanoamericana en 100 preguntas" de Enrique Ortiz Aguirre.

Las preguntas se agrupan en torno a los siguientes bloques: orígenes y convicciones, géneros literarios, cuestionando las ideas preconcebidas, relaciones entre la literatura hispanoamericana y otras artes, mujeres en la literatura hispanoamericana, erotismo y literatura, algunas cuestiones difíciles de resolver, historia y literatura hispanoamericana, cuentistas y movimientos estéticos en la literatura hispanoamericana.

Índice y "comenzar a leer" en la Web de la Editorial: http://www.nowtilus.com/descargas/FragmentoLiteraturahispanoamericanaen100p.pdf 


lunes, 13 de noviembre de 2017

LA PROCLAMACIÓN DE LA REPÚBLICA EN ALEMANIA TRAS LA I GUERRA MUNDIAL

Contexto en el que se produjo la abdicación del Kaiser y la  proclamación de la república:
  • Desde 1917, siguiendo el ejemplo de lo acontecido en Rusia, un pequeño grupo revolucionario (los Espartaquistas, dirigidos por R. Luxemburg, F. Mehring y K. Liebknecht) piensan que ha llegado el momento en Alemania para una revolución social. En algunas ciudades industriales alemanas comienzan a formarse soviets. Los Espartaquistas quería una república revolucionaria y comunista, al estilo de los bolcheviques en Rusia.
  • Además, en 1918, la situación de Alemania en la I Guerra Mundial comienza a ser desesperada. Los militares, para eludir responsabilidades, deciden pedir a los políticos que negocien la paz sobre la base de los puntos de Wilson. De hecho daban la guerra por perdida. El 3 de octubre se forma el gobierno parlamentario de Max de Baden, liberal y pacifista, que inicia conversaciones con los Aliados.
  • La revolución va a irrumpir en escena. En los primeros días de noviembre de 1918, estalló el motín de los marineros de la base de Kiel que se negaban a continuar la Guerra ante la petición del Káiser de un último esfuerzo desesperado. Se formó el primer soviet militar de la revolución alemana.  De Kiel se extendió a otros muchos lugares: Hamburgo, Bremen, Lübek, Holstein, Munich, Colonia, Rostock, Halle, Magdeburgo, Dresde, Düsseldorf, Nurenberg, Leipzig... llegó a Berlín el día 9. La situación era de crisis general.

Max de Baden urgía al Kaiser a abdicar, por fín anunció la abdicación del Kaiser  el 9 de noviembre. Guillermo II huyó a Holanda. En Berlín se hizo cargo del poder Ebert (perteneciente al ala moderada del Partido Socialdemócrata).  Uno de sus "ministros", Scheidemann, proclamó la república desde el Reichtag. Estos socialdemócratas moderados quería una república reformista, parlamentaria y democrática, muy distinta a la que iban a proclamar los Espartaquistas  (el enfrentamiento entre ambos no iba a tardar en llegar).


Abdicación del Kaiser y proclamación de la República
El nuevo régimen republicano suscitó fuertes reacciones. Muchos nacionalistas y conservadores  expresaron su escepticismo y su rechazo. Para la derecha, la república no era acorde con el carácter germano, consideraba el sistema parlamentario como extraño al carácter alemán impuesto por los vencedores de la Guerra. Esta visión comenzó a acentuarse a partir de la llegada de los nazis al poder (1933) presentando a la república como un paréntesis entre dos periodos verdaderamente germánicos: el Imperio y el III Reich. Así que pronto se comenzó a hablar de los “criminales de noviembre” (unos traidores colaboradores con las potencias extranjeras) para designar a aquellos que habían trastocado la tradición alemana con la proclamación de la república. Había sido la derrota la que había permitido tal imposición. El carácter específico alemán corría peligro bajo las formas republicanas impuestas por los vencedores, estas formas parlamentarias sólo traerían ruina y decadencia.

La república debía hacer frente a las duras condiciones de la paz tras la I Guerra Mundial, y lo tuvo que hacer en medio de un gran acoso político desde la izquierda y la derecha. De estos me ocuparé en otra entrada.


viernes, 10 de noviembre de 2017

GUÍA PARA EL ESTUDIO DE LA CRISIS DE 1929 Y POSTERIOR RECESIÓN EN ESTE BLOG


ANTECEDENTES Y CAUSAS DE LA CRISIS


Resultado de imagen de imagenes crisis del 29

LA CAÍDA DE LA BOLSA



EXTENSIÓN SECTORIAL DE LA CRISIS EN LOS ESTADOS UNIDOS





EXPANSIÓN MUNDIAL DE LA CRISIS




CONSECUENCIAS DE LA CRISIS


ROOSEVELT Y EL NEW DEAL



VÍDEOS

miércoles, 8 de noviembre de 2017

UN BALANCE DEL NEW DEAL

Al hacer una valoración del New Deal se pueden destacar aspectos positivos y negativos, algunos de ellos tienen su parte positiva y su parte negativa:
  • El paro descendió, aunque no se redujo del todo, solo el gran desarrollo de las industrias bélicas en los años anteriores a la II Guerra Mundial y la movilización de soldados redujo el paro a niveles de los años de la prosperidad (años 20).
http://bibliotecadigital.uca.edu.ar/repositorio/revistas/crisis-1930-politicas-new-deal.pdf
  • Positivos fueron los avances en materia de seguridad social y las reformas sociales instauradas.
  • La reestructuración del sistema bancario, para hacerlo más acorde con la economía norteamericana, evitó más quiebras de bancos (bien es verdad que a mucho no se les permitió reabrir) y  devolvió la confianza en la banca.
  • Se recuperó la bolsa, pero en 1939 no había alcanzado los niveles de 1929 (ver gráfico adjunto).



  • La remodelación de la agricultura, aunque se beneficiasen de  las medidas los no cooperadores y los grandes propietarios.
  • La construcción de infraestructuras que dieron trabajo y modernizaron las comunicaciones del país.
  • Las leyes industriales permitieron una recuperación de la actividad industrial, aunque la declaración como anticonstitucionales de algunas de ellas ocasionó un parón en el crecimiento como se ve en la siguiente gráfica. La demanda bélica fue la responsable del gran crecimiento que se observa al final de la gráfica.
Resultado de imagen de la industria en estados unidos tras la crisis de 1929
Edit. ANAYA


  • La implantación del New Deal ocasionó un enorme aumento del déficit público. La inversión privada no respondió como se había esperado.
Fue criticado por la patronal y los elementos más conservadores que no estaban de acuerdo con la gran intervención estatal, con la excesiova regulación de precios, salarios... Sus ataques no están muy justificados puesto que ellos como clase y el propio sistema capitalista salieron reforzados. Muchos consideraban a Roosevelt como un traidor a su clase. 

También fue criticado desde la izquierda. Los Sindicatos desconfiaban del populismo del Presidente, en algún aspecto semejante al de los dictadores europeos, aunque hay que señalar que fue siempre respetuoso con la legalidad democrática. 

Solía decir Roosevelt que todos estaban en su contra salvo los electores. En 1944, fue elegido para su cuarto mandato cuando hasta su presidencia nunca se había roto la tradición de un máximo de dos mandatos presidenciales.

En conjunto, la economía norteamericana era más próspera en 1.939 que en 1.933, pero no se habían alcanzado los niveles de 1.929. Hay que preguntarse que niveles se hubieran alcanzado sin el New Deal, tal vez la recesión hubiera sido más prolongada en el tiempo. Sin perder de vista el papel de la industrias bélicas en la producción a medida que la tensión iba aumentando en un mundo que respiraba un ambiente claramente prebélico.



lunes, 6 de noviembre de 2017

RESEÑA DE BREVE HISTORIA DE LA CIENCIA FICCIÓN



FERNANDEZ, LUIS E. ÍÑIGO: “Breve historia de la ciencia ficción”. Edit. Nowtilus. Madrid, 2017.


Esta Breve Historia de la Ciencia Ficción es una recopilación de las principales manifestaciones de este género no sólo en las de mayor impacto como la literatura y el cine, sino también en otros formatos como el comic o la televisión. El autor hace un recorrido, bastante exhaustivo, por la  historia de la ciencia ficción desde Mary Shelley y J. Verne hasta el Cyberpunk y el Steampunk, sin olvidar los antecedentes, algunos muy  remotos, de un  género que ha llegado a alcanzar unas muy notables cuotas de calidad (hasta la igualdad con otros géneros literarios) y seguimiento popular.

El lector va a encontrar en este libro un detallado repaso a las principales autores de ciencia ficción y sus obras (en sus distintos formatos), analizando su contexto, haciendo una valoración de las mismas y destacando las que en su momento supusieron un avance y renovación. Podemos considerar  esta obra, dentro del límite de sus poco más de trescientas páginas, como una pequeña enciclopedia de la ciencia ficción, una obra de fácil lectura que ofrece un buen acercamiento al tema.

Como no podía ser de otra forma, el profesor Luis E. Íñigo Fernández comienza por definir qué es ciencia ficción y su distinción de la fantasía o el terror. Los ingredientes principales de la ciencia ficción son la especulación (situada en el futuro,  en el pasado remoto o reciente, o incluso en un presente alternativo), la capacidad de producir emoción y asombro y la ciencia (que está ausente en la fantasía). Los temas son muy variados: viajes espaciales, viajes en el tiempo, contacto con civilizaciones alienígenas, el mundo de la inteligencia artificial (robots), la especulación científica, sociedades alternativas, historias apocalípticas y pos-apocalípticas… A lo largo de la obra se señala cómo, los diversos temas van cobrando o perdiendo actualidad y aceptación dependiendo del contexto político y social del momento. Varias veces el tratamiento de estos temas sirve para hacer una crítica de la sociedad.

Se considera como primera novela de ciencia ficción a “Frankenstein o el moderno Prometeo” publicada por Mary Shelley en 1818 ya que en ella aparecen los ingredientes esenciales de la ciencia ficción que se han apuntado más arriba. Aunque el género tiene unos antecedentes que se remontan a tiempos muy lejanos.

El texto se organiza de forma cronológica. Así, comienza dedicando un capítulo a los precedentes más lejanos de la ciencia ficción. Por ejemplo, viajes fantásticos como los del poema de Gilgamesh, la mitología egipcia, la Biblia, la mitología griega y romana, la Divina Comedia de Dante, los viajes de Simbad el Marino, el Libro de Alexandre, las leyendas del Rey Arturo y sus caballeros en busca del Santo Grial,  la obra de Cyrano de Bergerac, los viajes de Gulliver de J. Swift (al introducir la ciencia, es uno de los pioneros de la ciencia ficción moderna). Otro tema que cuenta con una larga tradición es el de las máquinas inteligentes (leyendas inuits, poemas hindúes, literatura china y árabe, leyendas de Perceval, varias leyendas medievales,   espectaculares cohetes espaciales en el siglo de las luces…). Otro tema recurrente es el de la literatura de Utopía que se remonta hasta la época sumeria; el primer modelo de sociedad utópica se lo debemos a Platón, aunque la explosión del género utópico vino tras la obra de Tomás Moro (1516) y sus seguidores.

Además de la propia Mary Shelley, el autor cita a cinco autores que marcaron las directrices que habría de seguir el género, son los precursores del futuro: Edgar Allan Poe con sus relatos en los que combina especulación y postulados de carácter científico; Julio Verne gran pionero de la ciencia ficción; Edward Bellamy que, a pesar de escribir una sola obra, tuvo un gran éxito de ventas y una legión de imitadores; Edgar Rice Burroughs que insufló en el género el sentido de lo maravilloso; y Herber George Wells que, combinando una sólida formación científica, estilo literario encomiable y profunda conciencia social, dio carta de naturaleza a la ciencia ficción (La Guerra de los Mundos, 1898). El autor analiza las principales obras de cada uno de ellos.

Resultado de imagen de metropolis
A comienzos del s. XX, la ciencia ficción llega al cine de la mano de Georges Jean Méliès (gran admirador de Julio Verne) que rodó Viaje a la Luna (1902). Se abría un camino que iba a tener una primera edad de oro en los años 20 culminando en las películas del austriaco Fritz Lang, especialmente en Metrópolis (1926), una obra maestra.

En la época que nuestro autor denomina del Alumbramiento (1929-36), la ciencia ficción, debido a los contextos políticos muy diferentes, tomó  rumbos dispares en Estados Unidos (se convierte en un género para los adolescentes editado en revistas de papel barato) y en Europa donde predomina la obsesión por la reflexión social y el compromiso político bien patente en las obras de Y. Zamiatin, Karel Capek, A. Huxley, G. Orwell…

Por estos años, la ciencia ficción optó por otra forma de expresión: el comic. Aparece por primera vez en 1929 en forma de tiras en los periódicos, aunque hay que esperar a 1937 para que aparezca la primera revista de comic: Detective Cómics. Pronto aparecerán los superhéroes: Superman,  Batman,  Capitán América… En la radio, tuvo escaso eco si exceptuemos la famosa Emisión del pánico de 30 de octubre de 1938.

Destaca el autor la importancia que, para la divulgación de la ciencia ficción, tuvo la formación de pequeñas comunidades (fandom) cuyos miembros discuten y ponen en común sus ideas. El primer grupo importante de aficionados fue impulsado por Hugo Gernsbock que en 1934 fundó la Liga de la Ciencia Ficción.

El capítulo 5 lo dedica a la denominada Edad de Oro (1937-1965). La renovación de la ciencia ficción comenzó cuando J. W. Campbell, joven escritor de relatos, fue nombrado editor de la revista Astounding que se convirtió en un referente de la ciencia ficción norteamericana. Campbell y su círculo iban a renovar y elevar la calidad de la ciencia ficción. Cita los autores, y sus obras, del Círculo de Campbell, especialmente del más prolífico y popular, Isaac Asimov que aunó una sólida formación científica, una destacable habilidad didáctica y una extraordinaria implicación en el mundo del fandom. Su saga de La Fundación, una especie de historia del futuro, va a marcar un hito. Asimov, además, aportó sus tres leyes de la robótica y fijó el concepto de robot en la ciencia ficción. No se olvida el autor de otros autores de esta Edad de Oro como Ray Douglas Bradbury (autor de Fahrenheit 451), Arthur Charles, Frederik Pohl y Alfred Bester.

Respecto al cine, la década de los años 40 fue nefasta; debido al contexto político, el cine, aliado con sus gobiernos, se decanta más por documentales y películas de carácter bélico. Sin embargo, los cincuenta fueron de esplendor, se rodarían algunas de las mejores películas de ciencia ficción con temas como el apocalipsis nuclear (estamos en plena Guerra Fría), invasiones de alienígenas, viajes interplanetarios, mutaciones. En 1952, se estrenó La Guerra de los Mundos, una de las mejores películas del género de todos los tiempos.

La denomina Era de la Rebelión (1965-70) es el objeto de estudio del capítulo 6. La ciencia ficción se renueva y busca nuevos temas como el sexo, la religión, la política, la ecología… y se convierte en un medio para hacer una crítica de la sociedad de la época. En los años 60 tiene lugar la incorporación de la mujer a la primera línea de la ciencia ficción y, con ella, llegan temas y perspectivas nuevos (Joana Russ  y Ursula K. Le Guin).

El hacerse realidad los viajes espaciales (Yuri Gagarin, 1961) estimuló grandes superproducciones sobre este tema, de entre las varias películas destaca una de las más grandes de todos los tiempos: 2001, Una Odisea del Espacio (1968) de Stanley Kubrick rodada con importantes medios técnicos para su época. También comienzan a producirse grandes series para televisión como Tierra de Gigantes, los Invasores o Star.

A la década de los 70 la denomina de la madurez (capítulo 7) aunque para algunos fue una etapa sin personalidad no comparable a la anterior ni a la posterior. Pero no cabe duda de que la ciencia ficción se consolidó: aumenta su calidad y despierta la atención del mundo académico (casi un centenar de universidades norteamericanas integraron la ciencia ficción en sus Departamentos de Lengua y Literatura Anglosajona). Analiza los principales autores y sus obras, destacando a George R. R. Martin uno de los autores de ciencia ficción y fantasía más populares de todos los tiempos.

En el cine, tras la llegada del hombre a la luna, los viajes a nuestro satélite pierden interés, ahora se ponen de moda los viajes siderales. Destacando con letras mayúsculas La Guerra de las Galaxias de G. Lucas (1977), la película de ciencia ficción más popular de todos los tiempos. Una obra maestra que no hubiera sido lo que fue sin los efectos especiales. Otras películas siguieron su estela: Encuentros en la Tercera Fase,  Superman, Star Trek

En las dos últimas décadas del s. XX (capítulo 8) la ciencia ficción trata de renovarse con nuevos estilos y temas que abordan todo tipo de problemas. Analiza los subgéneros que ven la luz en estos años: Cyberpunk (iniciado por William Gibson, luego con muchos seguidores), Biopunk, Steapunk, Dieselpunk, Teslapunk, Atompunk… En la gran pantalla se estrenan nuevas entregas de la Guerra de las Galaxias, Star Trek, Superman… Aparece un nuevo estilo en el tratamiento de los viajes temporales (Regreso al Futuro, 1985) y de monstruos llegados del espacio (ET el Extraterrestre, 1982).

En el capitulo 9, el autor hace una reflexión de la situación de la ciencia ficción en el presente haciendo un repaso a los movimientos (postsingularismo, new weird…), autores y obras más importantes.

No podía faltar una relación a la ciencia ficción en el mundo hispanohablante (capítulo 10). En España, tras la Guerra Civil en un contexto de represión y precariedad, el género llegó a desaparecer prácticamente. Reapareció en los años 50 con meras historias de evasión que en Estados Unidos ya habían pasado de moda. Iba a ser en la década de los 60 cuando la ciencia ficción española diera un salto de calidad. Obligada referencia a la publicación periódica Nueva Dimensión (de 1968 a 1973), en ella comenzaron a escribir los renovadores del género en España, presagiando el gran salto de dos décadas después. La ciencia ficción española salió de los 90 como un género mayor de edad. En Hispanoamérica hay poca literatura de este género hasta la segunda mitad del s. XIX. Destaca autores renombrados que escribieron ciencia ficción como Borges o Bioy Casares.

Cierran el libro unos interesantes complementos: dos recomendaciones sobre las cien novelas y las cien películas de ciencia ficción “que no se pueden perder” ordenadas cronológicamente, una lista de los grandes autores de ciencia ficción, un glosario, bibliografía y un índice onomástico.

La obra en la Web de la editorial:


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...