jueves, 20 de julio de 2017

ANTECEDENTES Y CAUSAS DE LA CRISIS DE 1929 (IV): LA ESPECULACIÓN BURSÁTIL EN ESTADOS UNIDOS 1924-1929

El exceso de liquidez que experimentó la economía norteamericana (como resultado de la prosperidad económica y la llegada desde Europa de capitales que eran el reembolso de los préstamos que Estados Unidos había facilitado al Viejo Continente durante y después de la Guerra) se orientó hacia la bolsa donde se obtenían grandes y rápidos beneficios.

El alza especulativa comenzó en 1.924 y siguió en 1.925. En 1.926 pareció imponerse una racionalización, pero desde 1.927 la cotización de las acciones se disparó. El 12 de junio de 1928 se produjo el primer retroceso de la bolsa, pero se volvió al alza desde el mes siguiente. La primera caída seria que se produjo en marzo de 1929: el día 26 la Bolsa cayó 30 puntos, pudo ser el día del Crack; sin embargo, gracias a la acción de algunos banqueros (sobre todo E. Mitchell), la confianza volvió y con ella de nuevo la especulación. La Bolsa continuó su euforia a pesar de algunos síntomas como la contracción en la industria de la construcción en los primeros meses de 1929.

Las gráficas y tabla adjuntas ponen claramente de manifiesto la evolución de la bolsa.

Edit. Vicens Vives





Comienza a forjarse el mito de la posibilidad de enriquecerse en la bolsa y de que la mayoría de los americanos especulaban en la bolsa. Una de las muchas leyendas del Crack, en realidad, sólo era un 5 % de las familias americanas las que invertían en la bolsa, aunque un 3,3 % lo hacían a crédito.

“Muy pronto un negocio mucho más atractivo que el teatral atrajo mi atención y la del país. Era un asuntillo llamado mercado de valores. Lo conocí por primera vez en 1926. Constituyó una sorpresa agradable descubrir que era un negociante muy astuto. O por lo menos eso parecía, porque todo lo que compraba aumentaba de valor. No tenía asesor financiero. ¿Quién lo necesitaba? Podía cerrar los ojos, apretar el dedo en cualquier punto del enorme tablero mural y la acción que acababas de comprar comenzaba inmediatamente a subir. Nunca obtuve beneficios. Parecía absurdo vender una acción a treinta cuando se sabía que dentro del año doblaría o triplicaría su valor”. Groucho Marx, “Groucho y yo”


“El chófer del rico conducía con sus oídos puestos en los asientos de atrás para recoger noticias sobre un inminente movimiento en Bethlemen Steel; él mismo poseía cincuenta acciones por las que había depositado una aval que le cubría una variación de diez enteros. El hombre que limpiaba los cristales de la venta-na en la oficina del agente de cambio y bolsa hacía una pausa para observar los valores, pues estaba considerando la oportunidad de convertir sus escasos ahorros en unas pocas acciones de Simmons. Edwin Lefèvre (informador de la mar-cha de la bolsa) refirió el caso del criado de un agente de cambio que ganó casi un cuarto de millón jugando en el mercado; el de una veterana enfermera que cosechó treinta mil gracias a las confidencias de agradecidos pacientes; y el de un pastor de Wyoming que vivía a treinta millas del ferrocarril más próximo, quien compraba o vendía miles de acciones en un día.” Harper. Only Yesterday. 1931. An Informal History of the 1920's.

Hay que destacar, por sus catastróficos efectos posteriores, la práctica extendida de pedir préstamos para comprar acciones poniendo muchas veces las propias acciones como garantía del crédito. Son préstamos a muy corto plazo. Los prestamos para operaciones bursátiles en 1928 habían alcanzado la cifra de 6.000 millones de dólares y más de 7000 en las vísperas del Crack. Las autoridades monetarias, a pesar de percibir los peligros de una especulación exagerada, fueron incapaces de tomar medidas para acabar con esta práctica. Cuando las acciones subían continuamente no había problema, pero cuando la bolsa se desplomó se arruinaron los posesores de acciones y los que le habían prestado para su compra (la garantía de su préstamo valía poca cosa).


martes, 18 de julio de 2017

ANTECEDENTES Y CAUSAS DE LA CRISIS DEL 29 (III): LA "PROSPERIDAD" NORTEAMERICANA DE LOS AÑOS 20

En la segunda mitad de la década de los veinte la producción manufacturera de Estados Unidos experimentó un gran auge (muy superior al del comercio mundial); el crecimiento se aprecia bien en la siguiente gráfica:






El porcentaje sobre el total que correspondía a la producción manufacturera norteamericana no hacía sino aumentar:  en 1913 era el 35 % de la producción mundial y en 1929  había subido  a un 44,8 %.

Los que pudiéramos definir como "sectores antiguos" crecieron a un ritmo menor. Por ejemplo, el sector del algodón se industrializó en mucho países y ofreció una fuerte competencia o el de la siderurgia que sufrió un cierto retroceso al finalizar la fuerte demanda que se produjo tras la Guerra.

Los que crecieron con fuerza fueron los "secores modernos", especialmente la industria del automóvil que se convirtió en la industria "punta" del momento. Una industria muy concentrada en pocas firmas. En 1929 se producían en los EE.UU. el 88,5 % de los automóviles del mundo (unos 5 millones de coches anuales) y concentraba el 75 % del parque automovilístico mundial. La producción de automóviles aumentó un 33% anual entre 1923 y 1929. Esta industria fue la pionera en adoptar nuevos sistemas de producción introducidos por H. Ford (innovación,  mecanización, estandarización, planificación y organización del trabajo...) y de ventas (a plazos, a crédito..). Esto explica su éxito.



Hubo un cambio grande en la procedencia de la energía, se incrementó la utilización de la electricidad (se duplicó entre 1923 y 1929) y el petróleo (su crecimiento se debió en gran parte a la extensión del automóvil). Los electrodomésticos de popularizaron en los hogares norteamericanos.

Fueron unos años en que se fue imponiendo el consumo de masas facilitado por la extensión del crédito barato y de las ventas a plazos y alentado por la publicidad y la política comercial de los nuevos grandes almacenes. La moda y los gustos cambiantes  se van imponiendo (bien es verdad que su ámbito quedaba limitado a los espacios urbanos de las grandes y medianas ciudades). El gasto destinado al ocio (práctica de deportes, viajes vacacionales, asistencia a espectáculos de masas....) va ocupando un lugar cada vez más importante en el presupuesto familiar. Este consumismo exagerado llevó a muchas familias a endeudarse tal vez demasiado arriesgadamente. Algunos han tildado a esta situación como la “revolución de los consumidores”.




Sin embargo no es todo “color de rosa”. Esta situación de aparente prosperidad escondía  muchos desequilibrios. Las diferencias sociales no disminuyeron, sino que se agudizaron. Había una enorme desigual en la distribución de la renta (ver gráfica adjunta). El bajo poder adquisitivo de amplias capas de la población por el débil aumento de los salarios hizo que no se pudiese absorber el crecimiento de la producción (sobreproducción). El dibujante G. Grosz plasmó bien en sus dibujos esta "opulencia y miseria" (ver en otra entrada de este blog)

Este tipo de "capitalismo del bienestar" (welfore capitalims) contribuyó a desmovilizar las actividades sindicales (especialmente por el aumento de los trabajadores del sector terciario poco politizados) lo que iba a notar ls obreros tras la llegada de la crisis.

Los agricultores fueron un sector que no participó de la prosperidad de los años veinte, más bien al contrario. Los precios agrícolas se comportaron de muy diferente manera que los industriales, comenzaron a bajar desde 1925.  El caso del trigo refleja las constantes bajadas de los productos agrícolas. La mayor capacidad productiva debido a la mecanización y la competencia de la producción de nuevos países  ("tierras vírgenes") y la recuperación de la agricultura en los países europeos tuvieron mucho que ver en esta bajada de precios.

A la vez, los stock aumentaban ya que muchos agricultores (especialmente los que debían saldar sus créditos) trataban de producir más para compensar la bajada de precios con lo que contribuyeron a acentuar su descenso. Se llegó a quemar grano para intentar aumentar su recio. Las tijeras que refleja la siguiente gráfica fueron muy perjudiciales para los agricultores norteamericanos.

Edit. Vicens Vives

"Las fuertes bajas de los precios agrícolas no representaron un aumento correspondiente de la demanda, y tampoco tuvieron como consecuencia una disminución de la producción como ocurría en la industria, sino que provocaron un incremento del cultivo, esperando compensar la pérdida sobre el precio unitario, al aumentar la cantidad de unidades producidas”.
H. Gideouse. Revista económica internacional. 1934.

A pesar de lo señalado, en EEUU se fue creando un ambiente desmedidamente triunfalista que de ninguna manera parecía presagiar una crisis de enormes proporciones, más bien se creía que se estaba a punto de llegar a la sociedad de la abundancia, sin tener en cuenta los enormes desequilibrios apuntados más arriba. Así lo demuestran las increíbles afirmaciones de los presidentes Coolidge y Hoover o las del presidente de la Bolsa de Nueva York en 1928:

“Muchas personas no han comprendido que se han terminado los ciclos económicos tal como los hemos conocido nosotros. Por lo que a mí respecta, estoy convencido de la solidez de la prosperidad americana y ésa es la opinión de la mayoría de los hombres de negocios en los Estados Unidos y en el mundo entero” (Pte. Bolsa de N. York)

“El Congreso puede considerar el presente con satisfacción y encarar el futuro con opti-mismo, ya que la fuente principal para esta bendita situación sin precedentes reside en el carácter del pueblo norteamericano.”
Calvin Coolidge. Declaraciones. Diciembre de 1928.

"La fuente principal para esta situación, sin precedentes, reside en el carácter e integridad del pueblo norteamericano". (Hoover)

domingo, 9 de julio de 2017

ANTECEDENTES Y CAUSAS DE LA CRISIS DE 1929 (II): LA CRISIS DE 1920-21



Los problemas de posguerra señalados en una entrada anterior de este Blog fueron los desencadenantes de la crisis de 1921,  “la primera y más grave de las crisis de estabilización” al decir de NERE. "Esta crisis tiene la originañidad de ser una de las primeras, o tal vez la primera que se siente universalmente" (VV. AA. "Nueva historia económica mundial, edit. Vicens Vives). Fue una crisis profunda, pero de corta duración.

¿Una crisis de superproducción o de subconsumo?


Las principales manifestaciones de la crisis fueron:
  • Una caída de la producción ante el aumento de los stocks. En la gráfica se aprecia la caída de la producción industrial en Estados Unidos en 1921. Este fenómeno también se experimentó en Europa.

  • Un parón en la subida de precios que pronto se transformó en una bajada como se aprecia en la siguiente tabla.

  • Fuerte aumento del paro que generó fuertes tensiones laborales.

Los Estados reaccionaron adoptando medidas deflacionistas y disposiciones proteccionistas que obstaculizaron el comercio internacional (la más significativa fue la Tarifa Fordney-MacCumber en los EE.UU.).

En 1922 se reunió la Conferencia de Génova que, entre otros objetivos, pretendía intentar adoptar una política conjunta para salir de la crisis y tratar de volver al patrón oro y poner fin al desajuste monetario. Logró estabilizar las monedas debido al establecimiento de dos divisas clave (libra y dólar) que, además del oro, debían servir como cobertura de los billetes emitidos. Sin embargo, hasta 1924-26 no se pudo volver al patrón oro.




martes, 4 de julio de 2017

UNA EXPEDICIÓN PARA BUSCAR A LA LEGENDARIA AVIADORA AMELIA ERHART

Hace ya siete años publiqué una entrada en este Blog recordando a la pionera de la aviación Amelia Earhart que se estrelló con su avión el dos de julio de 1937. 

A pesar de los esfuerzos no se encontraron ni el cuerpo de Amelia ni los restos del aparato. Hoy en El País aparece esta noticia:


https://cultura.elpais.com/cultura/2017/07/03/actualidad/1499085752_288506.html

domingo, 2 de julio de 2017

ANTECEDENTES Y CAUSAS DE LA CRISIS DE 1929 (I): LOS PROBLEMAS ECONÓMICOS DE LA PAZ (I GUERRA MUNDIAL)


Tras la Paz de Versalles, los distintos países tuvieron que hacer frente a una serie de problemas económicos que iban a condicionar enormemente su devenir histórico:
  • La necesidad de reconstruir infraestructuras y equipos productivos, tarea difícil debido a su fuerte endeudamiento por causa de las necesidades bélicas. En una entrada anterior me he ocupado de esta deuda y de qué medidas tomaron los Estados para amortizarla. Hay muy poca capacidad de inversión.
  • La tarea de reconvertir la economía de guerra en una economía de paz.
  • Cómo hacer frente a la inflación y a la devaluación monetaria.
  • Hacer frente al enorme paro existente, fruto de la desmovilización y de la crisis de subconsumo, un notable desequilibrio entre la oferta y la demanad (una buena parte de la sociedad está sumida en la miseria).
  • Fuertes desequilibrios comerciales entre Estados Unidos y Europa a favor de los primeros debido a la mayor competitividad norteamericana. Esto originó en Estados Unidos una superproducción. Este desequilibrio se da también entre los países industrializados y los productores de materias primas.
  • Para los vencidos, especialmente Alemania, se sumaba la necesidad de hacer frente al pago de las reparaciones que he tratado en otra entrada de este Blog. Este tema iba a condicionar de una forma determinante las relaciones internacionales en los años posteriores.
“La campaña de cumplimiento para hacer pagar a Alemania las indem-nizaciones de guerra nos parece uno de los más graves actos de locura po-lítica de que nuestros hombres de Estado jamás hayan sido responsables […]. El examen científico de las capacidades de pago de Alemania se dejó de lado desde el principio […]. La posición financiera de Francia y de Italia era tan mala que resultaba imposible hacer entrar en razón a estos países en la cuestión de las indemnizaciones de Alemania, a menos que se les mostrase al mismo tiempo algún otro medio para superar sus dificul-tades (financieras). En nuestra opinión, los representantes de los Estados Unidos cometieron un gran error al no plantear ninguna propuesta cons-tructiva que ofrecer a una Europa trastornada y enferma”.
JOHN MAYNARD KEYNES, Las consecuencias económicas de la paz, 1919


Todos estos factores fueron los desencadenantes de la crisis de 1921, un antecedente de la de 1929.

sábado, 1 de julio de 2017

HONG KONG: CÓMO CAYÓ EN MANOS DEL REINO UNIDO Y PORQUÉ FUE DEVUELTA A CHINA HACE 20 AÑOS


(...) Efectivamente, la anexión británica de la isla de Hong Kong se produjo al final de la Primera Guerra del Opio, en 1842, y es uno de los primeros ejemplos de lo que luego pasó a conocerse como "la Diplomacia de las cañoneras".

(...) Para 1982, cuando iniciaron las negociaciones, el territorio se había sin embargo convertido en uno de los principales centros financieros y comerciales del mundo.
Y su sistema político tampoco podía ser más diferente que el modelo comunista de la República Popular China, en donde impera un sistema de partido único desde 1949.
En reconocimiento de esas diferencias, China accedió a gobernar Hong Kong bajo el principio de "un país, dos sistemas", comprometiéndose a que el territorio disfrutaría de un "alto nivel de autonomía, excepto en defensa y relaciones exteriores" por los siguientes 50 años.
(...) Efectivamente, a partir de esa fecha, China ya no estará obligada a mantener la autonomía acordada con Reino Unido para el traspaso.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...